Translate

lunes, 28 de diciembre de 2015

Lo políticamente correcto, sutil mordaza.






Si les digo que los programas de televisión con niños, acerca de la cocina es una explotación encubierta como concurso y es forma de dirigir a España a los servicios, olvidándonos de la industia, su diseño  y la innovación fuera de la culinaria.
Pensamos es un programa que engancha, pero somos políticamente incorrectos y queremos evidenciar estos hechos al público.




NOTA: Se percibe fustración, competividad LABORAL.

Lo políticamente correcto

De la misma forma afirmar un Madrid inseguro en los 80, cuando  ¿los artistas?, posteriormente reconocieron públicamente que lo fue pero no era políticamente correcto afirmarlo y si encambio negarlo.

Afirmar que los animales han de vivir en cuadras, fincas y nunca en pisos, también hace de cualquiera alguien  políticamente incorrecto. afirmarlo acerca de los de gran tamaño, confinados en edificios, que pudieran ser a su vez,“especies exóticas” con los que convivir, tanto  dueños como sufridos convecinos. no es políticamente correcto.

Seguro que ya muchos nada querrán escuchar de esta entrada  Es políticamente incorrecta.
 
Afirmar que la Fiesta Nacional es la mínima de las torturas, sin comprender la razón de por qué, los "defensores de la vida animal" no insisten en presentarse en los mataderos, (muerte animal en cadena) y  les preocupe más que cuando sus conciudadanos han de rebuscar en  basuras, o sufran maltrato económico, psicológico.....

Una postura en contra del maltrato al ser humano, no parece ser mas políticamente correcta que frente a un animal. Gana poder si procede de una fuente “progresista” .
Lo gracioso del caso es que seguramente descubran, aunque “nunca” reconozcan, han trabajado para quien suponían muchos su antítesis .

Ser nacional es políticamente incorrecto, así como afirmar que apellidos como Suarez, González, Fraga, junto a otros muchos no son o fueron valuarte de España, si no lo contrario, y comentar de otros, puede que esté, hasta prohibido.

Denunciar que los sindicatos filiales a partidos son negocios con intereses en desempleados y catapultas personales, no es políticamente correcto, así como criticar el sistema electoral.

Recordar los "gobiernos" que adoptaron los contratos basura, la entrada en la O.T.A.N, ( ¡y de qué forma!) etc....etc...no es políticamente correcto.

No cabe duda que el COMPLEJO de lo políticamente correcto enmudece en muchas ocasiones. Es forma de manipulación.

¿Quienes hasta ahora, manipulan o ha decidido lo que es correcto o no admitir en nuestras vidas?.
Evidentemente es el arma de, y para el kamikaze.
El ser y sentirse racional, lógico, en público, hace cambiar la leve balanza de la “opinión pública”, de nuestro entorno, mundo laboral y personal.
Desde conquistar el cariño de una muchacha, a atrevernos a dar nuestra opinión en tertulias, oficinas, obras, facultades, institutos o talleres.
Poner en juicio a un “leader”  no suele ser políticamente correcto, tanto hoy como ayer, y repito:
 
¿Quienes han manejado hasta ahora, a la opinión pública para llegar a dicho extremo?.

Declararse homófugo u otras posturas semejantes, no solo no son políticamente correctas, puede que prohibidas.Independentista encambio, no tiene precio.

La “cinta americana” nos viene a la boca cuando se nombran sentimientos locales, discriminación, solidaridad u otra serie de palabras más que aprendidas.

Por otro lado se olvida, la soberanía nacional, la razón, la democracia auténtica, la cooperación, el hombre y la implicación de organismos públicos.

Está bien ser solidario con el niño perdido de fuera, pero no sin antes rescatar al que mas cerca tengamos.

Ser ONG no es sinónimo de limpieza , de necesidad, ni de colaboración.

Los COMPLEJOS de lo polítiamente correcto se manifiestan desde el acto de lucir una bandera extranjera en la cartera, la toalla, el vehículo, obviando antes la propia, hasta la negación a llamarse progresista, pues, según parece, el término posee dueños y está mal visto lucir la insignia de su nación y afirmar que se apuesta por el progreso.

Nos dicta, que nunca un intelectual puede ser patriota de su nación, aunque sí, siempre que se refiera a su comarca .

Quien con orgullo sea español no ha de ser por fuerza solidario, caritativo ni  humanitario. Está relegado necesariamente a los "progresistas", socialistas, por supuesto.

Bien, construyamos y dejémonos de palabras. Rompamos todos y cada uno esta brecha. Quitémonos la "cinta americana de la boca".

Comencemos, asumamos en público el término progresista junto a nuestra insignia nacional. pues queda demostrado a donde nos ha traído lo políticamente correcto, su confusión y engaño por lo que de ingeniería social le corresponde. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario